viernes, 21 de septiembre de 2007

Si escribimos con imágenes...

"Ser niños otra vez".

Ir de paseo por un parque de diversiones...


Inevitablemente esto nos guía a nuestra infancia, a dejarnos llevar por las sensaciones, por el juego, por la adrenalina, por el disfrute de lo desconocido...

Y cuando de parque de diversiones se trata, es inevitable pensar en el ya desaparecido ItalPark.



Montañas rusas, pulpo, samba, tren fantasma, calesitas... Un sinnúmero de juegos eran la atracción de miles y miles de niños.



Anécdotas, muchas. La más presente, uno de los primeros recorridos "sola" por los caminos de aquel mítico parque de Buenos Aires. Mis padres nos dejaron a un grupo de amigas y a mí en la puerta del parque de diversiones y nos pasaron a buscar dos horas después. Inigualable la sensación de libertad, que no estaba relacionada con el vértigo de la montaña rusa ni con los vaivenes del samba...


3 comentarios:

DLC dijo...

Italpark formará parte de la mitología de Buenos Aires.
Su dueño, dicen que vivió un tiempo en Villa DOlores, provincia de Còrdoba y que una vez regresó a Italia para regalarle a cada compañero de escuela, una casa...¿Sera verdad?
Puede ser que todo forme parte de la misma fantasía que nos ocupaba un día de parque en la niñez. Mas aún cuando esto implicaba dejar el pueblo del interior e ¡Ir a Buenos Aires!
Ahora, con el curso, me sucede algo similar. Vivo en una pequeña ciudad de Corrientes, donde los cortes de luz son frecuentes, no hay cine ni teatros ni nada que pueda compararse a la oferta cultural y de entretenimientos de las grandes ciudades. De modo que, este lujo que me estoy dando gracias a Internet, repito la experiencias de la aventura de la niñez.
Saludos.

lilc54 dijo...

Alejandra: Muy bueno tu texto ,ahora con imágenes. Leyéndolo y viéndolo otra vez volví al pasado. Nos vemos!!

Ale dijo...

Hola, chicas:
La verdad es que todo el recorrido que nos propone el Parque no hace sino remontarnos al pasado y al futuro... ¿No es maravilloso? Por ahí, en otro de los blogs, hubo un post muy intersante sobre el tiempo, con citas de Bergson incluidas...
Además, tal como decís, Diana, muchas veces el viaje es también en el espacio: recorremos las ciudades y sus atracciones.
Gracias por sus comentarios. Nos seguimos leyendo.
Saludos,
Ale